Publicado en marzo

donde la soledad comienza

Hoy vino a verme, yo no la llamé, se presentó en mi casa.

– Mi nombre es Soledad, dijo desde la entrada

Me dio la mano y un escafrio  me recorrió la espalda.

-¿Te puedo llamar Sole? dije, y ella siguió callada.

Es tímida, pensé y un poco áspera, en una palabra es rara.

No digo buena  ni mala.

– Bueno y que quieres?, le pregunte, sin atreverme a mirarla.

Otra vez nada solo el silencio  y esa mirada suya  que te arrebata el alma.

Yo había oído hablar de ella, oí que a veces la buscas y no viene, es terca y obstinada.

Y que amenudo sin llamar  a tu puerta se te mete en casa.

Así empezó la soledad a dar vueltas por la sala dejándome con el gesto triste …

… y una cara más larga!!!

Una idea me  asaltó … 

… ¿y si decide quedarse a  vivir conmigo?

No es por nada. pero es frívola, maleducada ….

… y fea … y antipática.

Reuní todas mis fuerzas, pues iba necesitarlas. y me puse para la ocasión muy guapa .

Y en ese día le conocí, sencillo y tranquilo, bueno y cariñoso.

Cuando regresé la vi salir de mi casa, iba deprisa y sin decir adiós se alejo de mi y de mi vida.

No fuimos amigas más nada malo diré, solo que según vino se fue.

Así te digo que:

“no temas la soledad.

si deseas vivir con ella es tan callada que no la oirás,

pero si no la quieres …

… echala.

Hazte valiente tu la puedes ganar.”

B  U  E  N  O   S   D  I  A  S    A   T O  D  O  S

cuando os sintais solos aquí hay un sitio para cada uno de vosotros,

simpre seréis bienvenidos

Anuncios

Autor:

¿Que se necesita para ser feliz? Simplemente, ganas de vivir.